¿Quien fue mejor boxeador: Chávez, Durán o Monzón?

SIN PRETEXTOS, JULIO CÉSAR CHÁVEZ, SUPERA A ROBERTO DURÁN Y A CARLOS MONZÓN EN TODAS LAS INTIMACIONES DE PREEMINENCIA QUE EXIGE EL PUGILISMO

Todos los deportistas, se cotizan por su producción atlética, registro o palmarés que es el documento a perpetuidad del atleta, la medida de su productividad en función de su actividad global de longevidad. Expediente que se utiliza para adquisiciones, canjes, compra, venta y paralelismo. No podemos seleccionar a uno mejor que otro, sin comprobar su rendimiento profesional que determina y constituye el sistema de medir a los atletas en todos los deportes sin excepción y no hay otro.

El cambio imprevisto al conocerse con comprobaciones de que el mundialmente idolatrado Roberto Durán, no es el mejor boxeador latinoamericano aún con la validación de esa realidad, derrocando la creencia y mito que avalaba al panameño, que jamás se discutió y menos se puso en dudas por la nombradía del carismático púgil de Panamá, todavía muchos se niegan a aceptarlo.

  Como es lógico, el país que más impactó la ineludible verdad fue a mi patria, Panamá, sin descartar el descontento de millones de aficionados del pugilismo a lo extenso y ancho del orbe y el resentimiento y la porfía ciega por la notoriedad de mi amigo Roberto Durán, han quedado cicatrices y vociferan alegando lo contrario en diversos medios de comunicación y en especial por la red de Internet.

   Sé que jamás convenceré a todos. Por fanatismo, compatricios y amistad, seguirán dudando aun persuadidos porque las pruebas son contundentes para  que los sensatos comprueben la calidad de Julio César Chávez y Roberto Durán, en sus respectivos registros sin ninguna adición que no sea la estofa de su propio trabajo de paladines de los entarimados.

   El rebozo generalizado de los inconformes por la evaluación que  otorgué al confrontar a Julio César Chávez y mi compatriota Roberto Durán es: "Chon Romero, todo lo resuelve con los números".

 

 Le contesto a éstos señores con simpatía, afirmándole que las estadísticas o números como ellos la nombren, es donde se encuentra la verdad, la exactitud partiendo del mismo hogar (el presupuesto familiar), de las empresas, instituciones, el ministerio público o gobierno y por supuesto la aplicación en Los Juegos Olímpicos, en Los Juegos Panamericanos, Los Juegos de la Amistad, Béisbol de Las Grandes Ligas, El Mundial de Fútbol, la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA), Las Competencias de Pistas y Campo, El Fútbol Americano (NFL), El Deporte de Natación, Los Maratones de Boston y Nueva York, en ciclismo: El Tour de Francia, la Vuelta a Italia, España, como en todos los deportes o actividad donde se requiera dar informe definido con veracidad.

   A los panameños, mis connacionales les pregunto: ¿Cómo sabemos que Mariano Rivera es el mejor cerrador actual del béisbol de Las Grandes Ligas?...¿Cómo se selecciona al mejor jugador de cada deporte?.¿Por qué se recopilan los récord de los boxeadores?..Y en fin, todas estas interrogantes, tienen su solución en la estadística que quiera usted o no es el valuarte más eficiente para ofrecer cómputos de fidelidad y revalidar lo que se expone.

   Los otros argumentos pasan hacer nulos. Tales como: "Estaba enfermo cuando peleó". "Tuvo que bajar muchas libras". "Los oponentes fueron más exigente". "Arriesgó más que el otro". "Le ofreció tremendo peleón". "Combatió en categorías más alta". Todas estas excusas no valen, en el boxeo se gana, se pierde y como último recurso de protección para los registros se empata, resultado que la mayoría de las veces son de resolución dudosa o neutral que no suman ni restan.

   En el caso de Roberto Durán, no hay exculpación que valga, perdió con los mejores oponentes de su trayecto profesional, los que mencionan como introducción y exaltado heroísmo, sus admiradores en cada debate. Lo que determina que las derrotas y triunfos de Durán para ellos, el juicio es el mismo pero, no para los aficionados prudentes y menos para los registros y normas de definiciones del boxeo especificada en triunfos, derrotas, empates y combates sin decisión.

   Por alguna razón, no se puede culpar totalmente al fanático por desconocer el valor de las estadísticas en los deportes porque los periodistas deportivos latinoamericanos son apáticos a su aplicación y la mayoría de las veces analizan con bases a la nombradía, nacionalismo y han acostumbrado a sus lectores a las decisiones de casa y jamás quedan en desacuerdo con nadie pero, no muestran la realidad y menos las comprueban.

Por esta específica verdad, estriba la negación y resistencia de los que no quieren aceptar la superioridad pugilística de Julio César Chávez, sobre Roberto Durán y el entendimiento es que, no saben, ni tienen idea de cómo se califica al deportista y viven de cálculos de ensueños y fantasías muy lejos de la veracidad del valor de las estadísticas que no mienten y listos para porfiar basados en escenas emotivas de boxeo y no en los resultados que define cualquiera contrariedad.

   Los que no quieren aceptar lo que no se puede negar afirman que Julio César Chávez, ha peleado solamente con bultos y todos sabemos que no es  cierto. Es gaje del oficio del boxeador que en los inicios todos comen "pichones" como fue el caso de Joe Louis, "Sugar" Ray Robinson, Muhammad Ali, Roberto Durán y Julio César Chávez y demás. Y como casos más recientes: Edwin Valero y Julio César Chávez Júnior.

   Argumento por el cual afirmo que la mejor etapa de medir el rendimiento del boxeador es en el período de paladín, obligado a medirse con los mejores y mientras Chávez, lo reafirmó convincentemente en las tres categorías que dominó; Durán solamente fue capaz de ser sólido en los pesos ligeros. En los otros cetros conquistados, solo queda rememoración de la gresca del triunfo y la pesadumbre de las fugaces emociones, revertidas en fracasos a muy corto plazo.

   Algunos más desorientados de la realidad del pugilismo hacen comparaciones absurdas. Preguntan  por ejemplo: ¿Qué sucedería en combate de Julio César Chávez contra Marvin Hagler, Ray Leonard o Thomas Hearns?.... !Por favor Monserrate¡

   Aquí, precisamente cambió del éxito al fracaso Roberto Durán, por llevar una vida de deportista desordenada en control de peso que obedeciera a su crecimiento y desarrollo físico y con todos los púgiles que usted menciona perdió. Chávez, fue más atlético y respetó más su evolución física y como resultado final fue mejor boxeador que Durán, como usted lo mida.

   Disputar con boxeadores de categoría superior seguro de ir al fracaso por notables desventajas naturales y de obtener buen dividendo económico es una meta del boxeador y sus asesores. Lo que resulta contraproducente es que algunos fanáticos como usted lo juzguen después de ser vapuleado y lo consideren triunfador.

   Mis queridos compatricios el pugilismo está regido por 17 divisiones o categorías y todos los boxeadores participantes tienen el derecho u oportunidad de ser seleccionado como el más destacado de su división, mejor boxeador latinoamericano o del mundo.

   No importa la categoría, puede ser un peso mosca o mínimo, como es el caso indiscutible de "Sugar" Ray Robinson, que fue sostenedor de los pesos wélter y mediano. Y para seleccionarlo mejor boxeador de todos los tiempos, se le juzgó comparándolo entre otros con Muhammad Ali, que es el atleta más famoso del mundo pero no el mejor boxeador.

   Todos los boxeadores concursan por derecho generalizado para los galardones del boxeo organizado y para ser el mejor no tiene que combatir en varias divisiones y por naturalidad muchos no pueden. Carlos Monzón, solo fue sostenedor de los pesos medianos y es uno de los mejores púgiles latinoamericano de todos los tiempos.

Imaginémonos que algunos de los conspicuos que acertadamente hicieron la selección de Robinson hubiesen preguntado: ¿Por qué no se enfrentó "Sugar" Ray Robinson contra Joe Frazier para comprobar si fue mejor?

    Si con esta recomendación se seleccionara al mejor púgil, siempre sería alguien de la división de todos los pesos. Todas las categorías están incluidas sin ningún favoritismo de libras. La naturalidad, obliga la ubicación del boxeador en determinada división y combatir exagerándola es riesgo y determinación del pugilista, como también, responsable de las consecuencias.

   Chávez y Durán, la diferencia de tiempo, edades y peso les evitó contender entre si pero, esas razones no evitan que se le compare y específicamente para este propósito, siendo conjuntamente con Carlos Monzón, los tres   boxeadores latinos más destacados del pasado milenio y como anda el pugilismo para mí, tendrán vigencia y predominio a perpetuidad.

   Roberto Durán, perdió contra "Sugar" Ray Leonard dos de tres combates y singular contra Thomas Hearns, Marvin Hagler y Wilfredo Benítez y nadie antepone a ninguno de estos exponentes sobre el panameño en rendimiento profesional o de ser mejor boxeador. ¿Saben la razón?..Lo extenso del palmarés de Durán, aún siendo los registros de los antagonistas mencionados arriba mejor pero de recorrido limitado y en la comparación Durán los eclipsa.

     En este específico caso solamente se comprueba la veracidad de las ventajas de Roberto Durán con los registros y la aplicación de las estadísticas no en adivinanzas ni suposiciones. Por no aplicar las estadísticas, surgen las discusiones eternas sobre dos boxeadores y jamás se entienden las partes porque cada cual expone lo mejor de su favorito y no llegan a la resolución por no aplicar los sistemas que determinan superioridad en los deportes.

  Diferente resulta al confrontar a Roberto Durán con Julio César Chávez, teniendo registros casi a paridad en combates profesionales el mexicano lo supera como mejor usted lo acomode en el rol del pugilismo.

   Si no existiera en los deportes las estadísticas cualquiera afirmaría: "Sugar" Ray Leonard, Thomas Hearns, Marvin Hagler y Wilfredo Benítez, fueron mejores boxeadores que Roberto Durán porque categóricamente lo derrotaron.  Para comprobarlo solo lo hacen los cómputos generalizados de su rendimiento en los cuadriláteros, no la simpatía o fama que es una cualidad muy personal y menos los análisis de fantasía sin bases ni métodos.

   Del párrafo anterior comprendemos que un boxeador puede derrotar a otro-  como en el caso de Leonard y Durán-, y no precisamente por ese motivo es  mejor al final de la faena porque la productividad profesional global decide en cualquier deporte. Y tengan bien claro, Ray Leonard, superó a todos los máximos vencedores de Roberto Durán y también fue ganador de cuatro cetros en diferente peso y no cinco como afirma el Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

   Si Durán, hubiese vencido a Julio César Chávez, en la categoría que tienen en común- los pesos ligeros- hoy, esa victoria no evitara que Chávez lo supere en productividad profesional o lo que es mismo, como mejor boxeador.

LOS BOXEADORES, GANAN Y PIERDEN BASADOS A LOS ESTILOS DE SUS OPONENTES QUE ES, LO QUE HACE AL PUGILISMO INTERESANTE, MUCHAS VECES IMPREDECIBLE Y SORPRESIVO.

Lo que afirmo en este subtítulo, vamos a comprobarlo con algunos ejemplos de combates notables en el pugilismo y para analizarlos y entenderlos vamos a ofrecerles las resoluciones:

   Benítez, derrotó a Durán y perdió por nocaut con Leonard. Hearns, noqueó a Durán y perdió por nocaut con Leonard. Durán, una vez venció a Leonard y este derrotó a Marvin Hagler y a su vez, Hagler venció por decisión unánime a Durán. Benítez, como dicen en Panamá, le hizo tremendo peleón a Hearns que hasta lo derribó y se determinó por decisión mayoritaria. Hearns, noqueó a Durán en dos asaltos y Hagler, despachó a Hearns en tres. Julio César Chávez, le propinó humillante derrota a Héctor Camacho y este derrotó a Durán dos veces.

   "Sugar" Ray Robinson, celebró cuatro combates contra Gene Fullmer y ganó uno por nocaut, perdió dos y empató el cuarto y por esa ventaja de Fullmer, no se le puede considerar mejor exponente que Robinson. Para medirlos habría que verificar sus expedientes totales de pugilista y todos sabemos que el Gran Robinson se lo lleva de un solo trago.

   Muhammad Ali, perdió su primer y segundo combate contra Joe Frazier y Ken Norton y tuvo que disputar trilogía con ambos contendientes para comprobar supremacía. Frazier y Norton, ambos fueron noqueados por George Foreman en dos asaltos y posteriormente Ali, noqueó al corpulento boxeador procedente de Texas. Comprobación de los efectos de incomodidades de estilos entre pugilistas.

      Julio César Chávez, perdió en diferente peso dos combates por nocaut técnico contra Oscar de la Hoya y usted ni nadie se atreve decir que De la Hoya, es mejor boxeador que Chávez, porque enseguida salen las hojas de papel con  el palmarés para comprobar la distancia a favor de Chávez.

   Está claro, que los boxeadores pueden perder entre si, pero al final de la faena la diferencia la hace el computo global que determina quién resultó más valioso en el concurso de las definiciones de variados estilos adversos. Resultado que  se obtiene con el inmenso poder de la estadística bien aplicada no la fama, nacionalismo, simpatía o por antojo de señalamiento. Sistema universal de rendimiento profesional.

  Los púgiles nacen con su naturalidad, las ambiciones de mejores ofertas los obliga a concursar en divisiones que no pertenecen en desarrollo y crecimiento físico exponiendo su propia salud y degenerándose  es su sino, nadie se lo impone. Roberto Durán abusó de su estado físico y combatió hasta en los pesos semipesados. Él y su séquito son los únicos responsables de su calificación profesional.

   Julio César Chávez, también retó la evolución de su crecimiento y desarrollo tratando de conquistar el cetro de los pesos wélter, donde jamás pudo ser exitoso por no poder dar el peso reglamentario en la báscula y quiso excederse. Los resultados los conocemos: un revés contra Oscar de la Hoya y empate contra Pernell Whitaker. Arbitrio que  siempre he censurado porque whitaker fue el vencedor.

   En una de las protestas por Internet, el periodista español Elmer Anderson, afirma que una de las especificaciones por la cual antepone a Durán sobre Chávez, es porque el panameño fue campeón ligero indiscutible y Chávez no. Y además, el panameño fue más famoso y considerado el mejor peso ligero del mundo y Chávez no lo es en ninguna categoría.

   Lo de la fama es pasable porque es la confusión de los que no pueden diferenciar boxísticamente la boga de la productividad profesional, el mismo caso de Muhammad Ali y "Sugar" Ray Robinson.

   En relación a las consideraciones de mejores boxeadores del mundo, se tenía como válida la que daba Nat Fleischer y sus asociados, creador de la revista The Ring, en 1922 y a su vez, asociado con editores internacionales y desde 1942 editó y publicó el Libro Récord, Enciclopedia del Boxeo, hasta 1972 y se extendió después de su óbito hasta 1990. Fleischer, murió en 1972 y desde entonces la revista y el Libro Récord, perdieron credibilidad.

Hoy, cualquiera es experto de boxeo y ofrece opiniones que más bien perjudican al conglomerado y a la misma disciplina deportiva. Por esa específica realidad la mejor calificación se la da el mismo boxeador con su palmarés justificado con justas y valoradas batallas que sean del convencimiento del fanático prudente, escritores deportivos, analistas y organizaciones especializadas. Porque en la actualidad cada mes, cualquier boxeador es elegido mejor libra por libra como si se tratará de un concurso de belleza y así mismo, con improvisación determinan la labor de los boxeadores más notables del pugilismo.

   Continuando con lo que expone el Sr. Anderson, pregunto: ¿qué tiene que ver esa pequeñez de campeón indiscutible en tanto que hay que evaluar para la determinación de quién es el mejor púgil latinoamericano?

   Les aclaro, que las entidades del boxeo se fundaron en los años siguientes: Asociación Mundial de Boxeo (AMB), en 1921. El Consejo Mundial de Boxeo (CMB) 1963. Federación Internacional de Boxeo (FIB), en 1983 y la Organización Mundial de Boxeo (OMB), en 1988.

   Roberto Durán, fue campeón ligero de 1972 – 1978, lo que nos certifica que sólo logró unificar los cetros de los pesos ligeros del AMB y CMB, que precisamente fue el tercer combate con Esteban de Jesús, los dos pesos ligeros más destacado de esa época celebrado el 21 de enero de 1978 en Las Vegas.

   La misma hazaña insignificante para estos menesteres y de los mismos organismos pugilísticos lo obtuvo Chávez, unificando el monarcado de los pesos ligero contra José Luis Ramírez, los dos pesos ligeros más notables de esos años y combatieron el 29 de octubre de 1988 en Las Vegas.

   Algunos titanes del pugilismo no llegan a ser campeones unificados por problemas de promoción: la paga no satisface, los promotores no llegan a los acuerdos, los organismos no autorizan el combate, las cadenas de televisión no los aprueba y en fin, diversos inconvenientes. Sin embargo, siempre hemos sabido quién es el mejor en cada categoría.

   Julio César Chávez, fue el mejor peso ligero júnior, ligero y wélter júnior de su época y por intervalo de tres meses que significó su primer revés de profesional en su combate 91 y reconquista del cetro wélter júnior contra Frankie Randall, no logró los doce años consecutivos de campeón. Al ser derrotado por Randall, cumplió de campeón continuo 9 años, 9 meses con 16 días….!Esto si es heroicidad¡

   Y, cómo usted lo mida el más grande peso wélter júnior de la historia del pugilismo sin oposición y nadie lo menciona porque no lo ha publicado la revista The Ring, que no logra insertar las verdaderas e inéditas noticias y acontecimientos en sus inmensas barbaridades que ponen al público a porfiar lo que no es.

   El colombiano Antonio Cervantes "Kid Pamabelé", obtuvo también 18 exposiciones del cetro wélter júnior en dos períodos de campeón igual que Chávez. La diferencia está en los retadores, los campeones que se batieron con Cervantes son: Alfonso Frazier, Nicolino Loche, Esteban de Jesús, Wilfredo Benítez y Aaron Pryor. De estos cinco sostenedores Cervantes perdió con Benítez y Pryor.

   En esta categoría Chávez enfrentó a 12 ex campeones del mundo que estaban en pleno apogeo, lo que constituye plusmarca por ser caso único en el pugilismo y celebró con ellos 13 de las 18 exposiciones exitosas campeoniles de la división wélter júnior propinando 15 nocaut. Y las 21 que totalizó las confrontó en siete años de absoluto dominio incluyendo los tres meses que se llevó Frankie Randall a quien después despachó por nocaut técnico.

   No hay colación es el rey indiscutible de los wélter júnior de la historia del boxeo. ¿Quién más cumplió exigente misión?  Ni lo busque, porque no existe.

   Los doce ex campeones que confrontó Chávez para imponer su impronta en las 140 libras son: Roger Mayweather, Meldrick Taylor, Lonnie Smith, Héctor Camacho, Greg Haugen, Terrance Ali, Frankie Randall, Tony López, Giovanni Parisi, Oscar de la Hoya, Joe Gamache y Miguel Ángel González. Con Taylor y Randall celebró dos combates.

   Pregunto en blanco y negro: ¿disputó Roberto Durán, con boxeadores de esta magnitud las doce defensas de los pesos ligero donde solo tuvo dominio  de monarca?... Jamás, los altercados de Chávez, en los pesos wélter júnior fueron mucho más valorados y si no me creen comprobémoslo:

   Los únicos doce combates de defensas de títulos mundial del panameño Roberto Durán, en todo su trayecto de profesional los celebró en los pesos ligero y los libró contra: Jimmy Roberson, Héctor Thompson, Ishimatsu Suzuki, Esteban de Jesús (dos veces), Masataka Takayama, Ray Lampkin, Leoncio Ortiz, Lou Bizarro, Álvaro Rojas, Vilomar Fernández y Edwin Viruet. Sólo dos llegaron a ser campeones mundiales y son: Ishimatsu Suzuki y Esteban de Jesús, los demás fueron retadores habituales.

Hablando sin obstáculos y tratando de esclarecer conceptos erróneos del pugilismo entendemos que, si con éstos retadores se designó a Roberto Durán el mejor campeón de los pesos ligeros de la historia del pugilismo, significa que esta división ha estado en crisis desde los orígenes del boxeo o todavía no se puede designar al mejor exponente de la historia en esta categoría. Porque consecuentemente, qué título tendrán que crearle a Julio César Chávez, como mejor campeón de la categoría wélter júnior de todos los tiempos con semejante máxima diferencia de oponentes comprobados.

   Julio César Chávez, riñó con doce ex campeones en la categoría de los wélter júnior que significan la misma cantidad de defensas campeoniles que tiene el panameño en todo su trayecto de profesional de 33 años y con mejores oponentes. ¡Por favor señores, no pierdan la cordura la diferencia es enorme y paragonarlo es humillante¡

   Otra verdad espeluznante es que, Julio César Chávez por ser muy superior a los retadores de su época de campeón de los pesos ligero, sólo disputo tres combates. Ganó el título de los pesos ligero noqueando al entonces sostenedor Edwin "Chapo" Rosario y lo unificó contra José Luis Ramírez, ambos ex campeones de peso ligero y los dos fueron mejores boxeadores que todos los retadores de Roberto Durán en la división de las 135 libras. ¿No es así?, vamos a verificarlo:

   Edwin Rosario, temeroso por su "punch" fue triple campeón ligero del mundo y además campeón mundial wélter júnior disputó contra siete ex campeones del mundo y al fenecer tenía registro de 47 triunfos, 6 reveses con 41 nocaut. José Luis Ramírez, doble campeón de los peso ligero se retiró con palmarés de 102 triunfos, 9 derrotas con 84 nocaut y se midió a nueve ex campeones del mundo y tiene  mejor registro que el propio Roberto Durán. Ninguno de los oponentes de Durán en los pesos ligeros tiene estos créditos. Entonces, ¿cuál es el escándalo y la nombradía?

  !Y, hay más! Chávez, en su primera etapa de campeón wélter júnior se plantó como lo es, titán natural en 4 años, 8 meses con 16 días, para reemplazar a Bruno Arcari que se sostuvo de campeón más perdurable de la historia del boxeo de la división wélter júnior desde el 31 de enero de 1970 hasta el 14 de agosto de 1974. Período que se extendió a 4 años y 6 meses y 15 días.

Julio César Chávez es el boxeador definidor antes del pacto del combate número once de la historia del boxeo con 90 nocaut (115 combates).

   El primero es Archie Moore con 143 (234 combates), Young Stribling 126 (285 combates), Billy Bird 125 (215 combates), George Odwell 114 (205 combates), Ray Robinson 109 (201 combate), Sandy Saddler 103 (162 combates), Sam Langford 102 (214 combates), Henry Armstrong 99 (174 combates), Jimmy Wilde 98 (153combates), Len Wickwar 93 (465 combates), Julio César Chávz 91 (115 combates), Jock McAvoy 91 (146 combates), Fred Galiana 91 (154 combates), Alabama Kid 91 (165 combates)   

   Ahora, quítese el sombrero, desajústese el nudo de la corbata e inclínese y salude con el respeto de los orientales. Aunque usted no lo crea: por promedio de combates realizados Chávez supera a todos estos colosos del pugilismo especialistas del nocaut. Imagínense, ¿qué clase de campeón único es el mexicano? Y ni así, lo menciona la legendaria revista The Ring, por la cual los fanáticos todo lo porfían y es poca la verdad que leen…!Esto no es fama, son hechos¡

   Estas proezas de Julio César Chávez, no causan a nadie extrañeza, es el boxeador de la historia del pugilismo de los 25 que han ganado tres, cuatro o más monarcados en diferente peso que mejor sustenta en su registro de profesional los múltiples cetros. Los demás han sido dominantes en una categoría y en las otras, aves de paso. Chávez fue de acero en las tres divisiones que gobernó. Roberto Durán, es el peor de los 25, conquistó cuatro cetros mundiales y solo tiene 12 defensas en los pesos ligero. En los otros tres monarcados no pudo hacer nada, pasó sin dejar consecuencias y es, como si jamás los hubiese conquistado.

Dígame usted, Sr. Elmer Anderson, quiénes están más acertados: ¿Los qué dice usted eligieron a Roberto Durán, el mejor peso ligero de la historia del pugilismo o los qué no han divulgado los méritos de Julio César Chávez  porque no precisa de elección y reconocimientos?

   Para nosotros los latinoamericanos Roberto Durán, es el mejor exponentes de los pesos ligeros con 12 defensas y de estas once por la vía del nocaut y permaneció en el cetro 5 años, 6 meses y 25 días. Se enfrentó en este período con tres boxeadores que llegaron a ser campeones y son: Ken Buchanan, de quien extrajo el cetro de los ligeros, Esteban de Jesús y Tshimatsu Suzuki, los demás fueron convencionales.

   Los norteamericanos y europeos reconocen como mejor peso ligero de todos los tiempos a Benny Leonard que poseyó el título desde 1917 a 1925 que totalizan 8 años. Inclusive, los libros de récord de la misma revista The Ring, sostiene a Benny Leonard de mejor peso ligero de la historia del boxeo.

   Es conflictiva la afirmación, porque en esos años se daban muchos combates sin decisión,  incluso, Benny Leonard tuvo 115 de 210 combates celebrados y las exposiciones de cetros poco se daban. Fue el sistema precursor del boxeo y debido al poco desarrollo de la disciplina en esos años, no podemos definir el dominio de Benny Leonard, en exposiciones del cetro pero, sí, de tiempo longevo.

   Recordemos que las promociones de aquellos tiempos no fueron continuas como son las de hoy. Los promotores dependían de las asistencias a los programas de boxeo y en la actualidad la televisión garantiza el costo de la velada boxística. Para el consenso general Leonard es el rey de los ligeros de todos los tiempos.

   Exclama el señor Elmer Anderson: El por qué no se incluye a Carlos Monzón en las comparaciones ya que lo considera uno de los grandes boxeadores latinoamericanos y en esta interrogante tiene mucha razón.

    No quise confrontar a los tres a la vez; sabía, que el argentino Carlos Monzón, complicaría la posición de Roberto Durán, rozando a superioridad el registro del panameño con buena calificación deportiva de 100 combates 87 triunfos, 3 reveses, 9 empate, 1 sin decisión con 59 nocaut y solamente enfrentó y superó a cinco boxeadores que llegaron a ser campoeones y son ellos: Nino Benvenuti (dos veces), Emilie Griffith (dos veces), Bennie Briscoe, José Nápoles y Rodrigo Valdez (dos veces), los demás fueron habituales.

    Carlos Monzón, luce por centímetros mejor calificado sobre el panameño  en cómputo general. Monzón, confortable con sus 14 defensas, dos más que Durán que tiene 12 en los pesos ligeros y en los demás cetros que conquistó nada. Monzón, a diferencia de Durán, se midió con triunfos a sus mejores oponentes. Impoluto en 15combates de campeonato mundial y paladín de una sola división y aún así luce más sólido que Durán que alcanzó cuatro.

   Soy de la opinión que después de retirarse Carlos Monzón, siendo campeón mediano con 14 exposiciones en 6 años, 8 meses y 23 días de dominio absoluto, se le debe considerar para ocupar el segundo o tercer lugar de los boxeadores latinoamericanos más destacados.

   Ganó todos sus 15 combates de campeonato mundial para igualar y superar a Durán en esta especialidad que de 21 ganó 15 y perdió 6. Y también, lo supera ligeramente con mejor promedio de victorias y derrotas con 87 de 100 celebradas, 3 reveses con 9 empate en 24 años que significan 9 menos que Durán en los cuadriláteros. Estos números hacen más enrevesado el cotejo entre Durán y Monzón.

Además, 8 de sus 14 exposiciones de campeón mediano la disputó con los ex campeones: Benvenutti, Griffith y Valdez, con doble imposición y único con José "Mantequilla" Nápoles y Bennie Briscoe. Lo que jamás hizo el panameño ni en cantidad ni calidad en ninguna de las divisiones que representó de paladín y para ser más explícito, en los pesos ligeros porque en las demás no dejó historial no tiene defensa perdió en la primera exposición.

   Roberto Durán, supera a Monzón en la especialidad de nocaut con 11 más y haber derrotado también a tres ex campeones más que Monzón pero, a su vez, perdió con ocho más, lo que aminora la superioridad en este renglón a su favor.

   El argentino se impuso a todos los cinco ex campeones que se enfrentó y le propinó doble revés a tres de ellos: Nino Benvenutti, Emile Griffith y Rodrigo Valdez. Durán a los 16 con quienes contendió derrotó a ocho y fue vapuleado por la misma cantidad y solamente repitió triunfo con Esteban de Jesús y a él, le propinaron doble revés: Ray Leonard, Vinnie Pazienza y Héctor Camacho.

   Lo que difiere, define y determina entre Monzón y Durán, es la consideración especial a favor del panameño por haber obtenido varios títulos mundiales en diferentes divisiones y como apreciamos y juzguemos, Durán  va forzado para obtener el segundo puesto con el argentino que también impuso marca de invicto en sus últimos 80 combates. Sin embargo, esto no impresiona al máximo porque son triunfos combinados con nueve empates.

   La encrucijada del trayecto profesional de Roberto Durán fue que, después de paladín de los pesos ligeros él y sus consultivos, se dedicaron a cazar las mejores ofertas sin respetar la báscula y antepusieron las arcas al desarrollo y crecimiento físico regular o natural del panameño que saltó de una división a otra después de cada dos combates.

    Adquirió muchos millones de dólares, fue muy valiente aceptando retos y ofertas, y también recibió cuero del bueno y hoy, esas aventuras les pesan  en su palmarés para paragonarlo y solo la nombradía- no su registro de profesional- lo hace exigente competente en sus admiradores.

   Estas comprobadas aseveraciones, desmenuzan la cruda realidad del rendimiento profesional de Durán que cambió la ruta del éxito por amasar fortuna, aceptando cualquiera disputa fuera de su categoría y hoy retirado las derrotas les siguen llegando al comparársele con púgiles de su nivel profesional.

    Cotejando a Carlos Monzón con Julio César Chávez, la diferencia de rendimiento profesional es enorme y notable en todas las intimaciones a favor del mexicano que sólo ganó tres coronas y no cuatro como Durán y lo comprobaremos mas adelante midiendo las proezas de Chávez y Durán.

Puntualizo y reitero, que la mejor evaluación de cualquier boxeador se logra al llegar a ser monarca por la sencilla razón de que está obligado a contender con los boxeadores de más calidad pugilística de su categoría y al obtener oponentes que llegaron a ser paladines la tarea como usted la sentencie es más convincente y factible de evaluar.

   En este renglón, se caracterizan Julio César Chávez y Roberto Durán. Sus registros están impregnados de adversidades con homólogos que es definitivo para valorarlos y paragonarlos, más que con cualquier otro pugilista.

   También de España, leemos escritos con palmarés inventado y datos muy erróneos a propósito, para hacer creer a los porfiados de que sus aseveraciones son ciertas de que Roberto Durán, es el púgil más destacado de Latinoamérica y no es así. Con los siguientes explícitos detalles les llega la verdad incondicional…!Comprobémoslo a quemarropa¡

EXPONGO UNA VEZ MÁS PARA REFLEXIÓN ESTE ESQUEMA PUGILÍSTICO IRREBATIBLE POR AUTÉNTICO DE JULIO CÉSAR CHÁVEZ Y ROBERTO DURÁN

   JULIO CÉSAR CHÁVEZ, registro de profesional : totalizó 115 combates y ganó 107, perdió 6, empató 2 y noqueó a 90 rivales en 25 años de profesional. Ganó tres monarcados en diferentes categorías y son: superpluma, ligero y superligero (dos veces). Sumó 29 defensas exitosas de los tres títulos. A Chávez lo bautizo como el hombre 90-90 invicto en noventa combates y noqueó a noventa oponentes en 115 refriegas para superar en estas especialidades como en todas las demás a Roberto "Mano de Piedra" Durán.

Combates campeoniles: 37 y ganó 31. En los superpluma celebró 10, en los pesos ligero 3, el la división superligero 21 con 3 derrota y 1 empate. 1 revés y un empate en los pesos wélter. Lo derrotó Frankie Randall, por decisión, empató con Pernell Witaker, Oscar de la Hoya, le propinó dos nocaut técnico, disputando en los pesos superligero y wélter y Kostya Tszyu, lo noqueó técnicamente disputando el monarcado superligero tratando de poseerlo por tercera vez.

   Campeones derrotados por Chávez: Roger Mayweather (dos veces), Rocky Lockridge, Juan LaPorte, Edwin "Chapo" Rosario, José Luis Ramírez, Meldrick Taylor (dos veces), Lonnie Smith, Héctor Camacho, Greg Haugen, Terrance Ali, Frankie Randall (dos veces), Tony López, Giovanni Parisi, Rafael Limón, y Joey Gamache.

   JULIO CÉSAR CHÁVEZ: de campeón superpluma (130 libras) hizo nueve defensas antes de dejarlo vacante. De campeón ligero realizó dos defensas, lo unificó contra José Luis Ramírez y lo abandonó al no tener más oponentes significantes para combatir en los pesos superligero, donde alcanzó 18 exposiciones en dos períodos de campeón y también unificó el cetro contra Meldrick Taylor.

   Julio César Chávez, altercó 25 inquinas con 21 boxeadores que llegaron ser campeones mundiales y sumó 19 triunfos, 4 reveses y 2 empate.

   Les comento, que el mejor período para comprobar lo titánico de un boxeador es en la etapa de campeón porque está obligado a contender con los más cernidos de su categoría y antes de ser paladín, los retadores por lo regular son usuales más en la actualidad donde se llega a la clasificaciones sin combatir con alguien que la integre.

   Julio César Chávez, no fue campeón mundial por doce años consecutivos, solo por el intervalo de tres meses, cuando perdió la corona de los superligero contra Frankie Randall el 29 de enero de 1994 y lo recuperó el 7 de mayo del mismo año. Se distinguió por abandonar cetros y adueñarse seguidamente de otro en diferente categoría y sostenerlo.

   Chávez, es el único boxeador en la historia del pugilismo que participó en 37 combates de campeonato mundial. Atrás quedaron Joe Louis con 27, Henry Armstrong con sus 26, y Muhammad Ali quien comparte 25 con Abe Attell. Roberto Durán, combatió solamente 21 peleas de campeonato mundial en todo su trayecto de profesional, ganó 15 y perdió 6 y sólo tiene 12 defensas de cuatro títulos obtenidos. ¿Cómo puede ser el mejor boxeador latinoamericano?...Por notoriedad, jamás puede ser. Chávez, lo supera con 16 combates más ganados de campeonato mundial y 17 exposiciones más de cetros. ¡Simplemente no hay comparación¡

   Julio César Chávez, tiene racha de invicto más extensa en el pugilismo con 13 años, 11 meses y 24 días. Entre aquellos que han peleado 90 combates o más y que han ganado tres o más títulos mundiales en diferentes categorías. Ninguna de estas plusmarcas encontramos en el registro de Roberto Durán, quien después de abandonar la categoría de los pesos ligeros, su destello oscureció por no poder sostener en los tinglados los demás cetros obtenidos.

   Julio César Chávez, tiene 31 combates de campeonato mundial ganados, que significa 16 más de los obtenidos por Roberto Durán, que son 15. Además mejor calificación deportiva, 20 nocaut más que el panameño, mejor promedio de victorias, diez reveses menos que "Mano de Piedra" de su registro final. Chávez derrotó a 19 ex campeones del mundo y Durán a 11 . La comparación simplemente es muy distante ¿por qué se porfía?...Solamente por renombre no hay otra validez.

   En combates disputados con boxeadores que llegaron a ser campeones lo aventaja el mexicano con 8 triunfos más. Ha establecido plusmarcas arduas de batir en el pugilismo impoluto en 90 combates y 37 refriegas de campeonatos. Y, todos los logros en ocho años menos que el panameño en los tinglados. Y aún así, muchos fanáticos sin sentido común afirman que estas proezas no valen, sí las derrotas de Roberto con sus oponentes de más perfil y no poder sustentar ningún monarcado después de los pesos ligeros.

¿Creen ustedes amigos lectores, que con esta recia y ventajosa certificación, podemos anteponer a Roberto Durán, sobre Julio César Chávez, para galardonarlo como el mejor boxeador latinoamericano?

   Solamente en algunos foros que presentan por la red de Internet, donde las mayorías de opiniones y votos obedecen simplemente al favoritismo personal, sin el debido razonamiento y menos honestidad, lo que no sucede con el fanático circunspecto.

ROBERTO DURÁN

   Registro profesional: totalizó 119 combates, ganó 103, perdió 16 y noqueó a 70 oponentes en 33 años de profesional. Ganó cuatro títulos en diferentes categorías y solo pudo sustentar el de los pesos ligeros. En los demás fue ave de paso los perdió en la primera exposición. El de los superwelter (154 libras), lo abdicó para cruzar a los medianos a combatir contra Marvin Hagler por un puñado de dólares más. Sumó 12 defensas exitosas en cuatro monarcados obtenidos. Chávez, tiene 29 y lo supera con 17 más con tres títulos logrados.

   Combates campeoniles: realizó 21, con 12 de peso ligero, 2 en peso wélter, 3 en los pesos mediano júnior, 3 en los pesos medianos y 1 en los supermedianos. Ganó 15 y perdió  6. Lo derrotó Ray Leonard dos veces y una vez, Wilfredo Benítez, Marvin Hagler, Thomas Hearns y Williams Joppy.

   Aquí precisamente, está la realidad de vuestro ídolo Roberto Durán. Perdió con los boxeadores que deslumbran a sus seguidores mencionar en cada discusión y su capacidad boxística sólo le permitió ser exitoso en 15 combates de campeonato mundial y 12 exposiciones exitosas de cuatro cetros mundiales. ¡Ridículo e impactante y muy negativo para el panameño¡

   Reitero, que siendo sostenedor es cuando se conoce la verdadera calidad del boxeador y está probado que después de la división de los pesos ligeros Durán, no fue el mismo. La pasión por el pugilismo se ausentó de él, las definiciones contundentes terminaron y los triunfos se esfumaron para sumar reveses a montón.

   En las divisiones de los pesos wélter, superwélter y mediano, Roberto Durán celebró 9 combates de campeonato mundial, con los resultados de 6 derrotas, 3 por la vía del nocaut, que se la propinaron: Ray Leonard en los pesos wélter, Thomas Hearns, en las 154 libras o superwélter y William Joppy, en los pesos mediano. Las otras 3 se la propinaron Wilfredo Benítez, en las 154 libras, Marvin Hagler, en los pesos medianos y Ray Leonard en la categoría de los supermedianos.

   Las tres victoria significaron los tres monarcados después de los pesos ligero y fueron: wélter imponiéndose por decisión mayoritaria a Ray Leonard, superwelter noqueando a Dave Moore que sólo tenía 13 combates de profesional y mediano superando por decisión mayoritaria a Iran Barkley.

   El cetro wélter y mediano, ambos lo perdió en la primera defensa contra Ray Leonard. El superwelter no lo expuso, para saltar a combatir contra Marvin Hagler.

   Roberto Durán: hizo 12 exposiciones exitosas del título ligero y lo abandonó para pelear en 147 libras. En los welter, súper welter y mediano, no pudo robarse la base, los pisa y corre no le resultaron, no pudo sustentar ningún título después de la categoría de los pesos ligeros a diferencia del mexicano que lo hizo en las tres divisiones que conquistó con pundonor.

   Roberto Durán, disputó 23 combates con 16 ex monarcas y sumó 11 triunfos y 12 derrotas. Lo superó dos veces "Sugar" Ray Leonard, y lo noqueó en la segunda contienda. También, lo venció en partida doble Vinny Pazienza, y Héctor "Macho" Camacho y singularmente: Esteban de Jesús, Wilfredo Benítez, Marvin Hagler, Jorge Castro, Thomas Hearns (perdió por nocaut), y William Joppy (perdió por nocaut).

   En combates previos de adaptación profesional de categoría y en los pesos ligeros, Roberto Durán realizó 65 combates, ganó 64 y 51 vía nocaut y sufrió 1 derrota con Esteban de Jesús. Lo que comprueba su dominio de inicios y como paladín de los pesos ligero, exponiéndolo 12 veces con éxito y once por nocaut.

   Combatiendo en los pesos wélter, mediano júnior y mediano su producción bajó significantemente. Celebró 55 combates y obtuvo 40 victorias con pobre promedio de 18 nocauts y 15 reveses. Estadísticas que comprueban que después de la división de los pesos ligeros, su rendimiento mermó tanto, que dista de su eficiencia y claro dominio del nombrado «Mano de Piedra» de los pesos ligeros a las demás divisiones en las que concursó en sus 33 años de vida pugilística profesional.

   El que posee cuatro coronas en el pugilismo, no quiere decir que es mejor que el poseedor de una, dos o tres. Como ejemplo está el caso de Joe Louis, campeón de una división, los pesados, "Sugar" Ray Robinson con dos títulos en diferentes categorías wélter y mediano, Muhammad Ali, aunque ganó tres veces el cetro de todos los pesos, solamente fue campeón de una categoría y son los más luminosos en la historia del pugilismo.

   Oscar de la Hoya posee seis en diferentes divisiones, más que ninguno y por esa razón, no está acreditado en el pugilismo para colacionarlo con Chávez y Durán, que lo superan en computo generalizado con todo y sus ramilletes de coronas.

   Más vale ser campeón firme de una categoría, como lo fue: Carlos Monzón con 14 defensas del título de los medianos, Larry Holmes con 20 en la división de todos los pesos, Eusebio Pedroza con 19 en la categoría de los pesos pluma y Bernard Hopkins con 20 en las 160 libras (peso mediano), que ser campeón múltiple y efímero.

   A Roberto Durán, se le asocia de buen pugilista por su brillante campaña cuando militó en la división de los pesos ligeros, pero no en las demás donde no pudo establecerse de monarca. No se puede decir que fue buen peso wélter, superwelter y mediano porque el historial es muy frágil y fugaz.

   Para los fanáticos es tan factible decir: "Durán, fue mejor boxeador que Chávez". Solamente basándose en la fama, mencionando sus antagonistas y rememorando trifulcas en las que combatió valientemente el panameño, y más bien fue perdedor contra: Ray Leonard, Wilfredo Benítez, Marvin Hagler y Thomas Hearns, rivales de más envergadura en el trayecto pugilístico de "Mano de Piedra".

   Solamente en la división de los wélter júnior (140 libras), Chávez con 18 defensas exitosas de título, logró 6 más que Roberto Durán, en todo su trayecto de profesional que son 12 exposiciones siendo campeón en cuatro divisiones distintas en 33 años de pugilista. ¡Increíble y penoso rendimiento profesional¡

   Y aún así, hay fanáticos ciegos que no quieren ver la superioridad de Chávez, sobre el panameño Roberto Durán en todas las normas de medidas como usted desee calificarlos.

   Comparándolos en logros profesionales y estableciendo marcas Julio César Chávez, en las tres divisiones en las que concursó las dominó y también se midió a las elites, con más propiedad, clara y distante ventaja productiva sobre el panameño Roberto Durán, que no hay dudas de la superioridad profesional.

NOTAS DE CONQUISTAS DE MONARCADOS POR ROBERTO DURÁN Y JULIO CÉSAR CHÁVEZ

   Roberto Durán, extrajo el cetro mundial de los pesos ligeros noqueando al escocés Ken Buchanan, que fue mejor boxeador que Mario Martínez, de quien Chávez, ganó el título superpluma del CMB. Pero, no mejor boxeador que Edwin "Chapo" Rosario, tres veces campeón ligero y además monarca wélter júnior de quien obtuvo Chávez, el cetro de los pesos ligero por la vía del nocaut.

   Durán se adueñó del título wélter derrotando a Ray Leonard, por decisión mayoritaria y Chávez, ganó el cetro de los pesos wélter júnior noqueando a Roger Mayweather, campeón ligero júnior y wélter júnior. Leonard fue mejor boxeador que Maywether y este mejor que Davey Moore, de quien Durán, se adjudicó el monarcado de los medianos júnior.

   La corona de los pesos medianos, la extrajo Durán, de Iran Barkley, y Chávez, unificó el título wélter júnior contra Meldrick Taylor, campeón wélter júnior y wélter a quien noqueó y fue profesionalmente parejo con Ray Leonard, mejor que Barkley, Ken Buchanan y Esteban De Jesús, con quien Durán, unificó el cetro de los pesos ligeros.

   Chávez, ganó todos sus tres monarcados y lo unificó por la vía más convincente con la excepción de José Luis Ramírez, dos veces campeón ligero del mundo y vencedor de Pernell Whitaker a quien superó por decisión técnica por choque de cabezas y Ramírez aventajó profesionalmente a Buchanan, Moore y De Jesús.  

   José Luis Ramírez, se retiró con registro de 102 triunfos, 9 derrotas con 84 nocaut. Mejor registro que Durán y Monzón, pero no se puede paragonar por la razón de haber perdido ocho de nueve combates contra ex monarcas mundiales. Se lo ganó solamente un boxeador tradicional y derrotó a Edwin Rosario, Terrance Ali y Pernell Whitaker.

   Hago la observación, para que los porfiados, no incurran en la comparación de rivalidades en ostentaciones de cetros y repito que ambos, combatieron con los más notables de sus respectivas categorías.

   El único antagonista que tienen en común Chávez y Durán, es a Héctor "Macho" Camacho (en diferencia de peso o categorías), a quien Julio César Chávez desinfló en doce capítulos sometiéndolo a recio castigo a lo extenso del combate. Camacho, derrotó dos veces a Roberto Durán.

   Con objetividad, se puede comprobar que, como usted., los mida, el mexicano Julio César Chávez, sobresale en todos los requerimientos que exige el fanático y el deporte del pugilismo… !Y de qué manera¡…Como además, establece plusmarcas importantísimas y dificilísimas de superar en la historia del boxeo universal.

   La fama de Roberto Durán, en el mundo pugilístico la obtuvo por su entrega total en sus misiones en esta disciplina y mas que todo, haber derrotado al ex olímpico "Sugar" Ray Leonard, mimado de los estadounidenses en la década de los ochenta que desató apoyo masivo internacional al latinoamericano por su probada pujanza como también una forma de protesta mundial a la política exterior de Estados Unidos.

   Otro atributo de la fama del panameño es el hecho de haberse enfrentado aún fracasando a los boxeadores más destacados de las cuatro divisiones donde concursó, cruzando de una división a otra por vivir sin hábitos de deportista y comiendo sin restricciones a los apetitos. Y, además, por haber nacido con un ángel para la simpatía que es un don muy personal de mi compatriota, que es más famoso que lo obtenido en los cuadriláteros.

   Por años, los escritores de boxeo, repitieron de uno a otro, la falsedad del mejor púgil latinoamericano sin la comprobación de estudio desmenuzado por estar hechizados con la simpatía de Roberto Durán, don, que sí, nadie le puede restar a nivel mundial, lo mismo que a Muhammad Ali. Creo que Durán es el boxeador más carismático después del norteamericano.

   En esta comparación de Duran y Chávez, sucedió lo mismo que, cuando surgió la disputa del mejor boxeador del mundo entre Muhammad Ali y Ray Robinson, la confusión de que Muhammad, más famoso pero, menos productivo en su rendimientos en los cuadriláteros. Ali, se retiró con palmarés de 56 triunfos, 5 derrotas con 37 nocaut. Robinson, se ausentó del pugilismo con registro de 173 victorias, 19 reveses, 6 empate, 2 sin decisión con 109 nocaut, en la época más exuberante del pugilismo combatiendo con diversos oponentes que llegaron ser paladines del boxeo y los demás retadores todos tenían madera de campeones.

   Anteponer al panameño Roberto Durán, sobre Julio César Chávez, jamás, debió ocurrir pero, nosotros los periodistas deportivos latinoamericanos pensamos que, los que informan los escritores deportivos gringos, son conceptos de La Biblia deportiva.

   Igualmente han hecho por ahí, la selección a dedo, de los mejores ochenta púgiles de todos los tiempos, sin ningún estudio, más bien por remembranzas y seleccionan a "Sugar" Ray Robinson de primero como es lógico, a mi compatriota Roberto Durán de quinto y Julio César Chávez, en el décimo octavo lugar con toda la enorme diferencia en productividad profesional que es lo que más vale para resultados de estos menesteres.

   A "Sugar" Ray Leonard, en el noveno lugar otorgándole el cetro de los semipesados que nunca se ganó. Pernell Whitaker, décimo lugar, Carlos Monzón, en el undécimo, Bernard Hopkins, número 50 y en fin, un verdadero desastre, que ponen a los aficionados a porfiar trápalas por irresponsabilidad de no ofrecer verdadero cotejo profesional, sólo basándose en cuántas coronas ha ganado el boxeador en diferentes categorías y el renombre del pugilista…Se imaginan, ¿qué estudio hicieron éstos señores de la revista The Ring, para sustentar tan abarcador proyecto pugilístico?

   Para presentar análisis de esta magnitud, se precisa de un año o más de tiempo para examinar rendimiento, cualidades y adversarios, es la prueba que no deja de ser una descabellada fuente para vender revistas, como también, engañar al aficionado, ¡pero, de expertos nada¡…Dios, bendiga a Nat Fleischer, fundador de la revista The Ring, pero, como ustedes, me imagino, que su espíritu, estará renegando a sus sucesores que no dieron la talla, para proseguir su máxima obra en el pugilismo.

   Ya sabemos sin ninguna perplejidad, quién es el mejor púgil latinoamericano, seguir anteponiendo a Roberto Durán, será por costumbre de errar y para los verdaderos analistas, escritores y buenos aficionados a este deporte un golpe bajo al boxeo.

   Yo, como panameño le reitero, sentirme orgulloso que nuestro Roberto Durán, fue competidor a ese honor pero, simplemente fue "mismatch", por claras y distantes ventajas del mexicano no calificó para el galardón.

  No hay aficionado reflexivo a esta disciplina que se lo niegue a su verdadero merecedor: el mexicano Julio César Chávez, que se subió a hombros de gigante con guantes calzados, mejor organizado e instinto de boxeador más arraigado para mirar más lejos.

Es muy desagradable, en el pugilismo incurrir en trápalas, es lo mismo que aceptar los triunfos de quien no lo merece y es el argumento por el cual aquí, abrimos al margen público la rectificación de lo justo del deporte del boxeo y espero que desde hoy en adelante los que tratamos de esclarecer a esta disciplina deportiva con la verdad, tomemos nota sobre lo que está comprobado y no se siga afirmando, falsamente, de que Durán, es el mejor púgil latinoamericano, como tampoco aferrarse a los antojos de lo que publican sin ninguna meditación y bases, los colegas estadounidenses. ¡Investiguemos y decidiremos mejor¡

   Igualmente, espero que los futuros obstinados se aferren al tema con exactitud y claridad sin dejarse llevar por el renombre de Roberto Durán y enfrenten el esquema pugilístico que presento por segunda vez con decoro porque sé que es imbatible debido a que todo está expuesto basado en los récord de ambos púgiles.

   Vivamos el pugilismo con honra y cumplamos su apostolado que dice: "Recibir triunfos y derrotas con hidalguía". Vigente en todos los combates aficionados y profesionales y es donde se aprecia la nobleza del boxeo.

   Así, como criticamos las malas decisiones en el pugilismo, despojémonos de fanatismo, patriotismo, amistad y juzguemos con honestidad, sin incurrir en aberraciones: ¿Quién debe ser reconocido mejor pugilista latinoamericano, "Mano de Piedra" o "El César del Boxeo"?

…¡Incorporemos al Boxeo!…

© 2007 - 2014.  All rights reserved.  Atlantino Productions, Inc. Designed and maintained by Jeremy Lee Designs LLC